Palawan: El río subterráneo de Puerto Princesa y las increíbles playas de El Nido



Sois de sueño ligero? Os despertáis con que una mosca vuele por la habitación? Porque a mi me despierta hasta le respiración de Pablo, que algunas noches le digo que no respire tan fuerte, y ahí que lo ves al pobre mío, respirando como con miedo. Pero eso ya es cosa del pasado, porque para evitar que la respiración de Pablo nos condujera al divorcio, me acostumbré a dormir con tapones. Y os aseguro que me ha cambiado la vida. Ya puede caer una bomba nuclear a mi lado que ahí está la tía dormida como un angelito. Y digo todo esto porque el hotel de Puerto Princesa, a donde llegamos en un vuelo desde Cebú, era sólo aptos para marmotas o individuos con tapones como yo. Es una pena porque el hotelito está genial, muy limpio, por 23 euros con a/a, wifi y desayuno y unos dueños muy amables que te recogen gratuitamente en el aeropuerto. Pero hay un par de gallos y algunos perros que por la noche despiertan el instinto asesino hasta de las almejas. Pero por lo demás, totalmente recomendable: Sunflower Royal Pensione.


Y hemos pasado 10 días en la isla de Palawan. Esta isla era la estrella del viaje junto con nadar con tiburones ballenas, así que teníamos muchas expectativas. Algunas se han cumplido y otras no, pero han sido unos días maravillosos. La ciudad de Puerto Princesa no tiene mucho interés, o al menos nosotros no se lo encontramos, pero es una buena base para ir a visitar el Río Subterráneo. Paseamos por las calles del centro y, salvo una catedral bastante grande, no hay nada de interés.

LA CATEDRAL DE PUERTO PRINCESA
UNA CALLE CUALQUIERA
TODOS MONTADOS EN UN TUKTUK, LOS 5 MÁS EL CONDUCTOR, A PRESIÓN!

El Río subterráneo ha sido declarado una de las 7 maravillas naturales del mundo moderno, y eso creo que ha hecho que deje de ser una maravilla. Para visitarlo tienes que pedir un permiso en la ciudad, y luego ir a una hora y media desde Puerto Princesa. Nosotros nos levantamos a las 7,30 para estar a las 8 en la oficina del ayuntamiento que concede los permisos, porque si se acaban te quedas sin verlo. Había ya una cola bastante larga, pero conseguimos hacernos con los 5 papelitos previo pago de 200 pesos por persona (4 euros). Volvimos a desayunar al hotel y a las 9,30 salimos en la van. Como somos 5 personas, alquilar una van para nosotros solos nos sale a cuenta, por 3000 pesos (60 euros), acordamos con el dueño del hotel que nos llevaría a esa hora si conseguíamos los permisos. La excursión organizada cuesta 1500 por persona (30 euros), por lo que nos salió más barato hacerlo por libre. Después del desayuno pusimos rumbo a Sabang. En una hora y media estábamos en el puerto y os aseguro que la masa de gente que había esperando para coger el barco no la he visto yo ni viendo la Macarena un jueves santo de madrugada. Entregas los permisos y los pasaportes, pagas 60 pesos de impuestos por persona y 700 por el barco para todos, y te dan un número de turno para coger el barco. Y tuvimos que esperar 5 horitas a que nos llegara el turno. Si, si, 5 horas, increíble pero cierto. Que claro, si llegas y pegas pues muy bonito todo, pero si esperas 5 horas la última ya te está arañando las entrañas un gato y te planteas que o la cueva es para tirar cohetes o te vas a acordar de todos los antepasados de los que la declararon patrimonio natural. Y ahí no acaba la cosa, porque cuando por fin llega tu turno y te subes al barco, tras 20 minutos llegas a una playa en la que vas a tener que volver a esperar. Cruzas la playa y detrás hay una laguna con la entrada a la cueva. Este sitio es precioso, una maravilla. Pero descubres que todos los que han salido delante tuyo en la barca están ahora ahí!! y tienes que volver a esperar para coger la barquita de remos que te paseará por el interior de la cueva. En este caso fueron unos 40 minutos de espera, que sumados a las 5 horas y los 20 minutos del barco más la hora y media de trayecto hace que tu nivel de expectativa haya llegado a límites insospechados. Y por fin nos llegó la hora de entrar en la cueva. Y tengo que decir, y esto es una opinión absolutamente subjetiva, que no era para tanto. Es una cueva de varios kilómetros por la que discurre un río subterráneo. Con la barquita se recorre uno y medio. La cueva está en absoluta oscuridad y hay millones de murciélagos volando por todas partes. La cueva es bonita, pero el barquero va iluminando con la linterna las paredes para enseñarte el huevo frito, la última cena o la cabeza de ajo. Que cosa más cansina por favor, en todas las cuevas del mundo igual, a buscarle a las rocas formas de cosas, con lo bonito que era sólo alumbrar hacia delante y disfrutar de la cueva en sí misma. Y era bonita, de verdad, pero no muchísimo más que la cueva del Gato o la de las Maravillas en Andalucía, y por supuesto, no era para las 7 horas que nos había costado llegar a verla. Pero a la gente le encanta, eh? Que no os fiéis de mi, que hay mucha gente que va a verla y le parece maravillosa. Más bonito me pareció el exterior, con el lago turquesa y la entrada a la cueva. Una vez que salimos, barco de vuelta y van a Puerto Princesa.

EL MUELLE DEL QUE SALEN LOS BARCOS
LA LAGUNA CON LA ENTRADA A LA CUEVA

Al día siguiente nos fuimos en una van privada a El Nido. La van nos costó 4000 pesos (80 euros), lo que para nosotros, que somos unos tiesos, es una pasada. La ventaja es que viajamos con la familia, que además de no estar tiesos son muy comodones, así que decidieron pagar la minivan privada mejor que compartirla. Yujuuuuu que fantástico es ir con la family!!! 5 horitas con parada para comer y estábamos en el paraíso. Nuestro hotel era el Inngo Tourist Inn, por 36 euros la noche con desayuno y una wifi bastante mala. El hotel es nuevo, casi lo estábamos estrenando, pero las habitaciones son muy oscuras y tienes que encender la luz cuando estás en el cuarto aunque sean las 12 de la mañana. El precio es una pasada, una pasada de verdad, pero es lo que hay, el Nido es súper caro y encima estamos en temporada alta. Aquí hemos pasado varios días en los que nos ha dado tiempo de descubrir que esto es el paraíso. Realmente este sitio es de una belleza espectacular, nos ha dejado asombrados incluso cuando a Pablo y a mi nos cuesta asombrarnos cada vez más. Es muy bonito, merece la pena venir a verlo. La playa del Nido es muy bonita, llena de barcos con mucho encanto, pero no es una playa agradable para bañarse. Lo ideal es coger un tuktuk para pasear por otra playa cercana que se llama Las Cabañas. Y aquí si que te quedas con la boca abierta, una playa de palmeras, arena blanca, agua turquesa transparente y rocas verticales. Es una pasada, y allí hemos pasado un par de días bañándonos, bebiendo cerveza, jugando a las cartas y viendo el atardecer. Todo perfecto salvo porque a Enrique le picó una medusa bastante fuerte y se le ha quedado la marca en la pierna por unos días.

FELICES EN LA PLAYA

AGUAS DE ENSUEÑO

Y UNAS VISTAS MARAVILLOSAS

UN ALMUERZO DIGNO DE REYES

Aquí, al norte de Palawan, hay miles de pequeñas islas que no están habitadas. Es típico contratar una excursión para ir a ver esas islas. Hay cuatro recorridos que puedes hacer y la excursión de un día cuesta entre 1000 y 1400 pesos (20-28 euros) depende de si eliges el recorrido A,B,C o D. Habíamos leído que el A y el C eran los más bonitos así que fuimos a negociar con un barquero que nos hiciera dos días de excursión en un barco para nosotros solos. Acordamos 1000 pesos por persona y día (20 euros), incluyendo almuerzo, y aparte la tasa de conservación del parque marino de 200 pesos (4 euros), que la pagas para todo el tiempo que estés allí. El primer día fuimos a visitar lagos escondidos en pequeñas islas a los que se accede a través de aberturas en la roca o nadando por lenguas de agua. Fue una maravilla, para mi, el día más bonito de todos. A uno de los lagos puedes acceder en un kayak que alquilas allí mismo, es una laguna preciosa y es muy divertido. El barco va parando para que visites lagunas y playas, y en una de esas, cuando vuelves, te encuentras con la mesa puesta y unos pescados frescos a la barbacoa, fruta y ensalada para morirte de rico. Y claro, te lo comes allí, en ese mar impresionante, rodeado de islas. Es una experiencia increíble, y estar con la familia lo hacía aún más especial.


FELICES EN LA PLAYA
 

 

 

 

 

 


El segundo día fuimos al tour C, el de las playas escondidas. El barco va parando en playas perdidas a las que sólo puede accederse en barco, playas perdidas en pequeñas islas en medio de este mar único. Aunque las lagunas del tour A eran más espectaculares, el snorkeling que hicimos nos dejó flipados, no tanto por los cientos de peces de colores que se veían como por los corales, uno de los mejores snorkelings que hemos hecho en lo que a coral se refiere, una pasada. Y la comida de ese día fue otro punto a favor, porque nos pusieron unos mejillones fresquitos que casi me muero de gusto.

 

 

 

 


Y así hemos pasado esta semanita en la playa, disfrutando de todo lo que teníamos por delante en uno de los paraísos del planeta. Pero, como pasa con todo lo bueno, llegó el fin y tocó la hora de marcharse. De nuevo una minivan privada de vuelta a Puerto Princesa y un vuelo a Manila donde nos separamos de la familia. Ellos volaron anoche de vuelta a España, y nosotros volamos en un par de horas a nuestro nuevo destino: India. Ha sido genial estar con los nuestros estos días, lo hemos pasado muy bien y ha sido un chute de amor familiar tras 7 meses lejos de todos. Nos ha dado mucha pena que se vayan, y estos días vamos a echarlos mucho de menos. Pero nos quedamos con el recuerdo de otro maravilloso viaje juntos. Que no será el último, porque ya están dando vueltas a la cabeza sobre cuando volver a visitarnos. Os esperamos siempre. Y os queremos. Gracias por habernos dejado ser vuestros guías. Hasta el próximo post!


Elena Toscano Web Developer

3 comentarios:

  1. Madre mía! Esas son muchas horas para ver la cuevecita! Me han encantado los paralelismos sevillanos, no se puede ser más gráfica! Gracias por compartirlo y suerte en el siguiente destino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, a mi (Pablo) también me encanta como escribe Elena con ese tono andaluz que me vuelve loco. Un abrazo y suerte, ya nos contareis como os va!

      Eliminar
  2. Qué gozada de playas y vistas. Ahí tengo que ir yo sea como sea!

    Me alegro de que hayáis disfrutado de los sitios y de la familia.

    Besos.

    ResponderEliminar