Llegar hasta la Ceiba para acabar en Roatán


Aquí estamos, perdidos en Honduras. Ante la alarma mundial que ha provocado la fiebre porcina hemos decidido desviar un poco nuestro trayecto para retrasar nuestra llegada a México. No vamos a anular el viaje, pero si lo retrasaremos unos días para que la cosa se calme. Mientras tanto nos hemos venido a Honduras, no con intención de visitar todo el país sino con el objetivo de llegar a Roatán, una de las tres grandes islas de la Bahía de Honduras y famosa por sus maravillosas playas y por ser una de las mecas del snorkel y el buceo. Pues allá que nos fuimos de Livingston con dos voluntarias que también venían hacia las islas con unos días libres que tenían: Sabrina y Maike, dos alemanas. Y los cuatro salimos a las 7,30 de la mañana en un barco que nos cruzaría hasta Puerto Barrios en lo que creíamos que sería un día sencillo. Pero al final resultó ser casi una pesadilla. El barco tardó media hora y la vista de la costa guatemalteca con grandes casas en la orilla y mucha vegetación era preciosa.

ESPERANDO EL BARQUITO EN LIVINGSTON. LA QUE ESTA AL FONDO ES MAIKE


Una vez en Puerto Barrios había que llegar hasta la frontera con Honduras. Nos habían dicho que era complicado, que había que coger un taxi, luego un bus, luego otro taxi… pero en el embarcadero se nos acercó un taxista que nos ofreció llevarnos hasta Corinto, el primer pueblo de Honduras pasando la frontera por 2 euros por persona. Nos pareció cómodo y rápido y aceptamos. Nos montamos en el minibús del señor y en media hora estábamos en la frontera de Guatemala. Allí unos trámites rápidos, control de pasaporte y listo. Luego tienes que avanzar media hora más por tierra de nadie hasta que llegas a la frontera de Honduras. Allí había una tienda de campaña con dos señoritas vestidas de verde con mascarillas que nos dicen que son del control sanitario de la gripe porcina. Nos preguntan si hemos tenido síntomas de gripe: fiebre, secreción nasal… A lo que respondemos que no y nos dejan pasar. De nuevo a enseñar el pasaporte y listo, ya estamos formalmente en Honduras.
POR FIN EN HONDURAS
El coche avanza unos 20 metros más y nos para en medio de la nada, debajo de un árbol y nos dice que cada media hora pasan por allí los buses hasta Puerto Cortés, que era el siguiente punto de la ruta. Pues allí nos quedamos con caras de tontos los cuatro guiris con las maletas tirados en una carretera a la sombrita de un árbol. Y al principio muy buen rollo, que felices estamos, que bien nos lo vamos a pasar… pero después de 40 minutos esperando sin que pase nadie por allí uno de los cambistas de dinero ilegales que hay en la frontera se nos acerca y nos dice que es domingo, y que los domingos el autobús no pasa por la frontera. La carita de buen rollo se convirtió en la de “me estoy acordando de todos los antepasados del taxista” en un segundo.
ESPERANDO EL AUTOBÚS QUE NUNCA LLEGÓ EN LA FRONTERA DE HONDURAS (VEASE AL COLEGA DEL FONDO CON LA MASCARILLA ANTI-GRIPE PORCINA)
¿Qué hacemos? Las dos alemanas como no hablan muy bien delegan en pablo y en mi la solución del problema. La única solución posible es que un coche que pase nos quiera llevar al primer pueblo en el que podamos coger un autobús. Y así con mi minifalda y mi cara sonriente paro a todos los coches que pasan y le pregunto si nos pueden llevar a “Tegucigalpita”, que según un señor es el primer pueblo en el que podemos enlazar con nuestra ruta. Por fin un coche de estos que tiene la parte de atrás al aire libre nos dice que nos subamos y nos deja en el pueblo, de nuevo a la sombra de un árbol bajo el que debe parar el autobús en un rato. Allí pasamos otros 40 minutos hasta que por fin aparece el esperado. Era un autobús amarillo de los que llevan a los niños a la escuela en EEUU pero nos volvemos locos de alegría y allá que nos subimos. Otra hora y media de viaje hasta llegar a Puerto Cortés. Allí debemos enlazar con el bus de San Pedro Sula que cuando lo encontramos es un minibús bastante cómodo con aire acondicionado en el que vamos de lujo durante más de una hora. Pedimos por favor al conductor que nos deje donde se pillan los buses para La Ceiba, nuestro destino, y amablemente nos lleva hasta la estación de autobuses.
Nos sorprende porque la estación es bastante nueva y moderna, con muchas tiendas y sitios de comida rápida. Nos dan una hora para que salga el bus. Compramos los tickets del que va directo y con aire acondicionado que es un euro mas caro (jeje) pero estamos cansados y nos damos el lujo (je). Compramos comida rápida y nos subimos al bus. Pero ni iba directo ni tenía aire acondicionado. Pero bueno, al menos estábamos andando. Tardó 3 horas y media este bus hasta que llegamos a la Ceiba. En total más de 12 horas en hacer todo el recorrido, toda una odisea. Ya era de noche así que pillamos un taxi para que nos llevara al primer hotel que recomendaba la guía. Nos piden 7,5€ por persona en dormitorio compartido y sin baño, eso es una pasada y seguimos buscando. Preguntamos en varios hoteles pero todos valen más de 30 euros, es inexplicable que sea tan carísima esta ciudad! Por fin damos con el hotel Caribe, en el que por algo menos de 10 euros tenemos doble con un baño nuevo y todo limpio. La habitación está pintada de verde hospital y llena de desconchones pero nos sirve y allí nos quedamos. Salimos a cenar algo pero la ciudad estaba muerta absolutamente, sólo abierto un Dunkin Donuts y un Wendys con policía con grandes pistolas en la puerta. Cenamos algo rapidito y a la cama que no están las calles para andar siendo un guiri. La ciudad parecía tan deprimente… pero suele pasar cuando llegas a un sitio por la noche que da mala impresión y pensamos que quizás por la mañana lo veríamos diferente. Pero por la mañana la ciudad me gustó menos si cabe, no me gustó nada. La Ceiba es la ciudad desde la que salen a diario los barcos para las islas de la Bahía. Pensamos coger el barco al día siguiente por la mañana pero nos hablan de que las islas son muy caras y decidimos quedarnos un día en la Ceiba recabando información para ir sobre seguro, decidir a cuál de las 3 islas ir y buscar un hotel decente y no muy caro en internet. Así que pasamos todo el día allí. Cuando volvimos al hotel alguien ha robado en la habitación de las niñas y se han llevado todo el dinero de Maike, unos 50 €, y su teléfono móvil. El dueño no sabe nada claro, y no se hace responsable.
Vemos Honduras muy diferente de Guatemala. Bueno, a Guatemala le tenemos un cariño especial y nunca podremos comparar este país con aquel, pero de todas formas notamos un mejor ambiente, las carreteras son mejores, se ve más industria, mejores coches, todo más limpio… no se, otro rollo. La moneda aquí es la lempira. Las personas también me parecen diferente de los chapines, hay más mezcla, muchos negros, blancos, mestizos, pero no se ven tantos indígenas, al menos en esta parte del país claro.
Pues al día siguiente y sin tener nada claro pillamos el barco de Roatán, la isla más grande y también la más famosa de las tres. El barco era bien grande, como para 500 pasajeros o no se, pero con una planta baja cerrada con aire acondicionado y otra superior al aire libre. 50 Km separan La Ceiba de Roatán y el trayecto dura una hora y media. Y yo no exagero si os digo que estuve a punto de morir en ese tiempo. Me puse mas mala que los perros con el meneíto. Mira que el Caribe es plano y no tiene olas, pero el barco subía y bajaba dando tumbos que parecía que estabas en el canguro de la feria. Y yo me acordaba de Germán largando encima de Pili toda la chuchería que se había comido en la feria de Rota hace como mil años. Madre mía de verdad que yo no sabía si iba a largar hasta la primera papilla o si me iba a desmayar. Imaginaros mi carita que vino un tripulante y me dio una bolsita de plástico sin decir nada. Y luego regalaban pastillas para el mareo que yo creo que me tomé demasiado tarde. Bueno, al final conseguir salvar el tipo y llegué al otro lado sin dar el espectáculo pero con los ojos cerrados y haciendo un tremendo ejercicio de concentración durante todo el camino. Que mal lo pasé de verdad que creía que me moría allí. Y Pablo allí tan tranquilo viendo una película que habían puesto en una superpantalla plana de unas animadoras de instituto en ingles subtitulada, que injusticia! Y lo peor de eso es pensar que ahora estoy en la isla y que tengo que volver en el mismo barco, no hay otra opción. Esta vez me tomaré la pastilla antes. Porque además esa pastilla tarda muchísimo en hacer efecto y dos horas mas tarde, cuando ya estábamos los dos paseando por la playa nos entró un relax que parecía que nos habíamos fumado dos porros cada uno, con los ojitos medio cerrados y dando tumbos de verdad, porque esa pastilla te deja dormida como ya me pasó otras veces.
ESTO QUIERE DECIR QUE POTO EN EL BARCO, ESTO YA ERA A LA LLEGADA Y ME SENTIA MEJOR, ANTES NO ESTABA NI PARA FOTOS
Bueno pues al llegar al puerto nos aliamos a dos guiris de Eslovenia. Por cierto que en el barco que costaba 20 euros por persona el trayecto, todos los que venían eran locales y sólo esta pareja y nosotros no lo éramos, me resultó muy extraño. Pues juntos buscamos un taxi que por 8 euros nos llevó hasta la playa: La bahía de la media luna (porque la playa tiene esa forma). Habíamos visto por internet dos hoteles que nos cuadraban y los miramos los dos antes de elegir uno. Al final en el Arcoiris, con wifi, muy bonito decorado, con cocina, en la orilla del mar, con kayak gratis, hamacas en la playa, restaurante en la arena… por 35 euros, que es una pasada pero aquí en esta isla todo es carísimo. Contemos con que este es uno de los hoteles más baratos y que estamos en Honduras.
LA CALLE DE LA PLAYA DONDE ESTÁN TODOS LOS HOTELES Y RESTAURANTES
LOS CAMINOS INTERNOS DEL HOTEL PARA LLEGAR A LAS HABITACIONES
LA TERRACITA DE LA HABITACION
UNA VISTA DE LA HABITACION CON EL BAÑO
OTRA VISTA CON LA ZONA DE LA COCINA
El taxista que nos trajo nos contó que el programa “perdidos en Honduras” de España se está grabando en una isla que hay muy cerquita de esta, en los cayos Cochinos, y que el personal está en el hotel que hay al lado del nuestro y que los taxistas llevan y traen todos los días a los trabajadores al muelle para que vayan al barco. Nos preguntamos si nos encontraríamos al golosina paseando por estas playas. Sería un puntazo no? Sobre todo por eso de que es alcalareño y tendríamos mucho de qué hablar jeje.
Y bueno, aquí hemos pasado 6 días disfrutando de lo lindo. La verdad es que las playas al llegar nos desilusionaron bastante. Son muy bonitas, caribeñas, con agua cristalina, palmeras, arena blanca, pero son playas pequeñas y muy estrechas, nada en comparación con las playas de Tailandia y todo tan carísimo que te sientes timado todo el rato. Aquí van a sangrar al turista y es terrible. Cuando decimos que es más caro que en España a algo nos responden que “en España no tenemos una playa como esa ni de lejos” pero a mi la playa no me parece para tanto y no estoy dispuesta a pagar 50 euros por todo: por alquilar una moto, por hora de una barquita de un pescador que me lleva al arrecife, por un almuerzo, por sonarme los mocos… así que decidimos pasar la semana leyendo, usando los kayaks del hotel, haciendo snorkel por nuestra cuenta… pelucheando. Que hemos metido las tumbonas del hotel en el mar hasta que nos cubría un poquito y allí tirados charlando nos hemos pasado laaaaargas horas.
LA PLAYA DE WEST BAY, JUSTO AL LADO DE LA NUESTRA
NUESTRA PLAYA
MAS PLAYA
LA PLAYA JUSTO DELANTE DE NUESTRO HOTEL
TIRADA EN EL MAR HACIENDO EL MUERTO
LEYENDO…
EL snorkel aquí tengo que reconocer que es alucinante. La barrera de coral empieza muy cerca de la playa, puedes ir nadando perfectamente y a 200 metros de la orilla hemos visto de todo de verdad, es alucinante. Hay corales de muchos tipos, de muchísimos tipos, unos morados que parecen abanicos troquelados preciosos, otros como cactus, como árboles… pero lo que más me ha impresionado son los peces, hemos visto muchísimos, solos o en bandadas y de todos los colores: blancos con rallas negras, negros con una ralla morada y un punto amarillo, azul fluorescente, cabeza verde y cuerpo amarillo, celestes con rallas amarillas… no se miles y miles era increíble. Y vimos unos peces que yo siempre había visto en los libros pero nunca en realidad, esos que son plateados muy canijos rectos y muy largos y con una nariz muy muy larga (algo así como Pablo pero en pez), no sé si me entendéis pero me encantó verlos. Y algunos peces eran muy grandes También había anémonas. Y una caracola de las que la gente se lleva a su casa para decorar pero a lo gigantesco. Y lo que me ha impresionado es que los peces no se asustaban, nadábamos al lado suyo y no se marchaban, estaban mas tranquilos que yo. (Nota del “pez larguirucho”: Yo también vi una langosta, pero aquí no te dejan pescarlas, lastima!! Y yo que pensaba que ya había encontrado la cena…). Por cierto que a Pablo le ha picado una medusa dos días seguidos, uno en los dos brazos y otro en la ingle, se ve que le gustó…
PREPARADOS PARA SNORKELEAR
PABLO HACIENDO SNORKELING MUY LEJOS DE LA ORILLA
PORQUE NO DEJABAN SACAR NADA DEL MAR QUE SI NO, CENO LANGOSTA FIJO
EN LA PLAYA TE AVISAN TODO EL RATO DE LO QUE NO DEBES HACER, ESTA MUY BIEN
Lo de los Kayaks también ha sido una aventura porque yo nunca había montado en uno y bueno, llegamos muy lejos pero a mí me dolían los brazos un montón, recordemos el estado de “no en forma” en el que me encuentro.
EN LOS KAYAKS
Otro punto es que el hotel tiene wifi, pero lo más flipante es que llega hasta la playa, por lo que te podías poner justo en la arena y hablar con quién quisieras o mirar tu correo, no es una pasada?
CONECTADA EN LA ARENA VIENDO EL ATARDECER
EL ATARDECER EN HALF MOON BAY
Para las comidas al final encontramos una fórmula para mantenernos en el presupuesto: Los desayunos los hacemos en la habitación, la cenas, que son ligeritas, en un puestecito donde ponen “baleadas” que son como una torta rellena de frijoles, aguacate, pollo y queso (muy sano) por 1,20 euros, nos comíamos dos cada uno y listos. Y el almuerzo localizamos un par de sitios donde comer por unos 10 euros así que genial.
PREPARANDO EL DESAYUNO EN LA HABITACIÓN: PLÁTANOS CON LECHE CONDENSADA Y GRANOLA: “VIVA YO”
A PUNTO DE ZAMPARME DOS BALEADAS
EL PUESTO DE LAS BALEADAS
ENTRAMOS EN EL PUESTO DE LAS BALEADAS PARA QUE LA SEÑORA NOS EXPLICARA COMO HACE LAS TORTILLAS
Así que por fin hemos descansado, hemos podido lavar ropa y dormir siesta después de desayunar que es lo que más me gusta del mundo, pasar muchas horas en internet… en fin que ha sido una semana perfecta y por primera vez desde que salí de casa noto que de verdad descanso. Y eso que ya hemos pasado la barrera de los cuatro meses desde que dejamos España. En dos días nos marchamos de Honduras, han sido sólo 10 días aquí y en tan poco tiempo no podemos decir que conozcamos nada del país. Definitivamente habrá que volver algún día…
Besitos a todos!!!!!

PD: Lo hemos comprobado, dos de cada cinco barbies rubias cogen las palas de los kayaks al revés...
Pablo Troncoso Web Developer

13 comentarios:

  1. Pablo ¡¡viva el moreno agromán!!. Menos mal que ahora que habéis dejado de currar, y tendréis muchos dias de playita y tal, el moreno del resto del cuerpo se puede conseguir!!, animo!.
    Por cierto cuñá, el otro dia por telefono me dijiste lo del Golosina, y como yo esos programas de famosos por ahí perdíos no los veo, no te entendí, pero ayer me enteré de lo del programa en Honduras, chica, es que solo veo de la tele Fama y algun telediario...:(
    Bueno buen viaje, y que lo disfrutéis a tope, os queremos.

    ResponderEliminar
  2. Muchos besos de los primos Belga-Gallegos! Que sepáis que seguimos todas vuestras aventuras y nos dais mucha envidia...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Blo, seguid visitando playas por aquí y por allí, que yo antes de morirme tengo que ir a la playa perfecta, y os toca a vosotros averiguarme cuál es ;)

    Que envidia, de verdad. ¿Habéis encontrado a Nemo?

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Blo, yo tambien te iva a decir que tienes el morenito agroman,Jejeje.
    Las playas son muy bonitas y el fondo me imagino que seria precioso, en la isla de los famosos han puesto alguna foto de esas y me he acordao de ustedes, lo malo eran los mosquitos no?
    Os veo a los dos mas delgaos, a ver si comeis bien y no escatimar en los euros.
    La habitacion del hotel me gusta,el color amarillo hace bonito, me llama la atencion la vegetacion que hay por todos lados.
    Ya hoy estoy mejor de los mareos.
    Que sigais disfrutando del viaje, MUCHOS BESITOS

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidaba decirte Blo que estas mu bien pelaito.
    Y que tenias que haber cojido la langosta y metertela en el bañador jajaja, para que no te la vieran, de toas maneras he oido yo que el marisco de por ahi no esta tan bueno como el nuestro.
    MMMMUUUAAAA adios

    ResponderEliminar
  6. Que envidia con esas playas y nosotros aquí currando y muertos de caló...Me imagino que ahora es cuando estais descando de verdad.Que sigais disfrutando y a ver que destino es el próximo.Besos de Belén

    ResponderEliminar
  7. Hola aventureros son la una y media de la madrugada, ando currando, ya tengo desde hace rato los niños metios en el sobre y antes de dormir quería conocer como os habia ido la semana, que de cosas estais viviendo... vaya el ratito que pasariais en aquel lugar esperando el autobús y más aún cuando despues de tanto os dicen que no pasan... me mueroooo, espero no verme en esa situacion porque me daría algo, es que además me pongo a pensar en si me pasara este verano y... puuuuffff!!! me alegro mucho que esteis disfrutando. Moito beijos,(jeje, ya voy practicando) la Raquelona

    ResponderEliminar
  8. Hola a todos!! Pa mi hermana y mi oma, po si, tengo el tipico morenito "agroman", o morenito albañil, pal que no lo acabe de entender. Oma, lo de meterme la langosta en el bañador lo pensé, pero me dio pena porque seguro que se moria del susto! jajajaaj
    Pa los Belga-Gallegos, que alegria que nos escribais!! Nos encanta saber que algun que otro primo nos sigue la aventura, jejeje, Besos pa toda la family!!
    Los, no te preocupes, ya me encargo yo de buscarte la playita perfecta, y si se me acaban los fondos, tu me lo financias, no te olvides que estoy buscando para ti, en?? jejeej
    Belensi, que alegria que nos escribas tu tambien, nos encanta, a ver si le dies al Curro que se escriba argo tambien, y que se deje de tanto furbol!! :P
    Raquelona, que poquito te quea!!!!! Muchos besos guapa, que tu tambien siempre estas ahí!!
    BESOS A TODOS!!!!!

    ResponderEliminar
  9. helou mojon soy el sopla has visto el ingle que estoy aprendiendo en mi cole bilingue bueno veo que os cuesta trabajio llegaer a los sitios pero cuando lo haceis siempre acertais en fin que sigais bien que yo estoy liao con las oposiciones besitos a tos y a la famili que esta lejos

    ResponderEliminar
  10. Vaya con la playita... que bien se debe de estar. A disfrutar mucho y que nos sigais contando muchas cositas.

    Besitos mu fuerte para los 2 !!!
    Natalia

    ResponderEliminar
  11. a que relato mas racista el de estos españoletes, que muchos indígenas aki que mucho negro por allá. como dicen en vuestro paisucho sois unos majetes. RACISTAS

    ResponderEliminar
  12. Hola a todos, he disfruta mucho su paso por Honduras, soy una Hondureña que queria saber que tanto se sabía de las baleadas en otros lados del mundo, pero me divertí con la historia del paso por mí país, siento mucho los malos ratos (Dicho sea de paso, pueden llegar a matar cualquier cosa buena que nuestro país ofresca) pero por lo menos mencionas lo bueno que tenemos, jijiji, de todos modos teneís que regresar´algún día, saludos desde San Pedro Sula, Honduras

    ResponderEliminar
  13. Pues soy de Honduras y vivo en Honduras. Pues son ciertas las cosas negativas. Pero recuerda estás visitando el país más pobre de América Latina así que no esperes ver buenas carreteras buenos coches o más cosas de ese estilo. El que viene a Honduras debe saber que Vera pobreza mezclada con hermosa naturaleza

    ResponderEliminar